Biblioteca Nacional de Chile, 200 años.

Biblioteca Nacional

Sabemos que no todos los días se cumplen 200 años y hoy tenemos mucho que celebrar. La Biblioteca Nacional, principal centro de acopio y preservación del patrimonio bibliográfico del país, ha desarrollado a través de su historia una labor indispensable para Chile, sus habitantes y el mundo entero.

De cara al presente y al futuro, nuestro desafío es mayor. Creemos firmemente en las transformaciones que la democratización del conocimiento permite y nos sentimos estimulados ante los avances de la tecnología y sus consecuencias en cada una de nuestras tareas.

Por ello, queremos ofrecerte este espacio de celebración, más seguros que nunca de que la historia de la Biblioteca Nacional no sería la misma sin sus usuarios, lectores y visitantes.

Te invitamos a disfrutar y compartir con nosotros los recuerdos de esta gran historia  y a vivir cada una de las actividades que hemos planeado  para que seas tú el invitado más importante de nuestros 200 años.

Acompáñanos a revisar estos 200 años de historias, recuerdos y libros…

*Para revisar nuestra línea de tiempo puedes ir a un periodo específico avanzando con las flechas pequeñas o revisar año a año con las flechas de abajo.

Dimos el primer paso...

19 de agosto: La Junta de Gobierno, compuesta por Francisco Antonio Pérez, Agustín Eyzaguirre y Juan Egaña, publica en el diario El Monitor Araucano una proclama para iniciar una suscripción de libros.

en la Universidad de San Felipe.

Los libros se depositaron en una de las salas de la antigua Universidad de San Felipe hasta fines de septiembre de 1814, cuando Chile volvió a caer bajo la dominación española.

Pero hubo que esperar

17 de diciembre: Luego del desastre de Rancagua, el gobierno del brigadier español Mariano Osorio anuló los actos del gobierno para organizar una biblioteca pública.

hasta que llegó la ayuda

Estando clausurada la Biblioteca, el General San Martín cede $10.000, que le habían entregado para sus gastos de viaje a Buenos Aires, a fin de que se restablezca la Biblioteca en Chile.

y llegaran más libros

5 de agosto: Se reabre la Biblioteca y la toma a su cargo Manuel de Salas y Corbalán, quien logró aumentar el fondo bibliográfico y fue el iniciador del canje internacional y del Depósito Legal, además de redactor del primer reglamento de la Biblioteca.

para abrir las puertas.

Julio: A mediados de este mes, cuando la Biblioteca Nacional fue abierta al público, contaba ya con 8.510 volúmenes.

Llegó a la Biblioteca, Camilo Henríquez

27 de abril: Don Bernardo O’Higgins nombra como segundo bibliotecario a fray Camilo Henríquez para apoyar la labor de Manuel de Salas.

y partimos al primer edificio.

19 de julio: Por decreto del Gobierno de esta fecha, Manuel de Salas es encargado de la instalación, arreglo, organización de la Biblioteca Nacional y su traslado a la Casa de Aduana, en la esquina de las calles Bandera y Compañía.

Luego vino Manuel Gandarillas

Asume la dirección Manuel Gandarillas, bajo cuya administración se convirtió el establecimiento en un Gabinete de Lectura.

y más tarde, Francisco García de Huidobro.

22 de octubre: Se encarga la Administración a Francisco García de Huidobro, quien permanece 27 años en su puesto, renunciando a todo sueldo. Bajo su dirección la Biblioteca crece notoriamente.

Se inició entonces el Depósito legal,

25 de octubre: Por decreto se exigió a los administradores de imprentas del país que depositaran en la Biblioteca Nacional un ejemplar de “cuanto papel salga de sus prensas, sea de la pertenencia que fuere”; otro en la Intendencia de Policía, otro en el Ministerio Fiscal y otro en la Secretaría de Gobierno.

el servicio al país

La Biblioteca Nacional y sus colecciones sirvieron como herramienta de trabajo a los autores de la Constitución de 1833, carta fundamental que dio origen a la República.

y su gente.

Los fundadores de la Sociedad Nacional de Agricultura, formada en 1838, utilizaron los principales libros instructivos existentes en la Biblioteca Nacional para mejorar los medios de trabajo en los campos de Chile.

Más tarde vino el segundo edificio.

La Biblioteca Nacional se trasladó a un local especialmente construido para ella, en calle Catedral esquina con Bandera.

Aquí, se ordenaron los servicios,

24 de diciembre: Por decreto, se ordenó separar en la Biblioteca Nacional las novelas y romances considerados inmorales o inadecuados al conocimiento de los jóvenes, a fin de que el acceso a la lectura estuviese graduado a la clase y edad de los usuarios del establecimiento.

se estableció el vínculo con la Universidad de Chile

19 de diciembre: Se decretó la entrega de la tuición superior de la Biblioteca Nacional a los Decanos de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile.

y se incrementaron las colecciones.

El caudal de libros de la Biblioteca Nacional alcanzaba a 25.000 volúmenes, con un total de 10.296 obras, repartidas en dieciocho diferentes idiomas antiguos y modernos.

Entonces, empezamos a crecer

16 de enero: Se establecieron las llamadas “Bibliotecas Populares”, cuyo propósito fue extender el radio de acción de la Biblioteca Nacional.

y grandes intelectuales llegaron

José Victorino Lastarria, decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, ejerció la tuición de la Biblioteca Nacional hasta 1864.

mientras seguíamos creciendo.

El Consejo Universitario de la U. de Chile tomaba conocimiento de que la Biblioteca Nacional alcanzaba 33.040 volúmenes, lo que la hacía un poco más numerosa que las de Bogotá y Lima y muy superior a la de Méjico.

Llegó más tarde, Diego Barros Arana,

Diego Barros Arana, decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, ejerció la tuición de la Biblioteca Nacional hasta 1867.

la colección de Andrés Bello

A la muerte de Andrés Bello, se adquiere para la Biblioteca Nacional la valiosa librería de este gran humanista.

y la de Claudio Gay.

Se adquirieron 3.924 volúmenes por legado que hizo de sus libros el señor Claudio Gay.

Era hora de buscar un nuevo lugar.

Traslado a un edificio más adecuado a su destino que los tres anteriores, el antiguo edificio del Consulado y el Congreso.

Fue entonces el turno de Luis Montt

Se nombra a Luis Montt Director de la Biblioteca. Bajo su administración, ésta queda instalada en su nuevo local, se duplica el número de volúmenes, se organiza el Museo Bibliográfico y se establece la publicación del Anuario de la Prensa chilena (1886-1915).

y un poco más tarde, se dictó el primer reglamento.

12 de junio: Se aprueba el primer Reglamento de la Biblioteca Nacional.

Con la llegada del siglo XX dimos a conocer

Se inicia la publicación del Boletín de la Biblioteca, después Revista de la Biblioteca Nacional. Su contenido: la nómina de todas las obras (libros, folletos, etc.) y de los periódicos ingresados a la Biblioteca en el mes anterior.

la diversidad de las colecciones

Los volúmenes de la Biblioteca Nacional ascendían a la suma de 133.000.

y con Carlos Silva Cruz comprendimos que la cultura va más allá de los libros.

Se nombra director al señor Carlos Silva Cruz. (Nieto del Río, 1913) Bajo su dirección se dio comienzo a las actividades que fueron denominadas de Extensión Cultural.

Fue necesario entonces, un edificio más grande

Se despacha en el Congreso el proyecto de ley que autoriza la compra del Monasterio de las Claras y se destinan $2.000,000 para construir ahí el futuro edificio de la Biblioteca y Archivos Nacionales.

y empezamos a trabajar por él para celebrar los 100 años.

24 de agosto: Se colocó la primera piedra del inmueble actual.

En 1925, llegamos a nuestra nueva casa.

Se instala la Biblioteca en su nuevo edificio.

En la que compartimos

Por Decreto N°2.811, se creó el Archivo Histórico Nacional, sobre la base de la antigua Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional.

y fuimos testigos, con Eduardo Barrios, del crecimiento de la cultura de Chile.

Por decreto, y siendo director de la Biblioteca Nacional Eduardo Barrios, la Dirección General de Bibliotecas da paso a la creación de la Dirección General de Bibliotecas, Archivos y Museos.

Llegó entonces Thomas Thayer Ojeda

Se nombra Director General interino al Sr. Tomás Thayer Ojeda.

quien creó el Museo Bibliográfico

A fines de este año se instala el Museo Bibliográfico.

y una sala noturna para los obreros de nuestro país.

29 de abril: Se creó una sala nocturna de lectura destinada principalmente para obreros, puesta bajo la advocación de Fermín Vivaceta.

Más tarde vino Gabriel Amunátegui

Asume la dirección don Gabriel Amunátegui.

y con él recibimos la biblioteca Matta Vial.

Se recibe la donación de la biblioteca de Enrique Matta Vial, entregada por su viuda Leonor Figueroa de Matta. Consta de alrededor de 3.250 volúmenes escogidos

Había mucho por hacer, así que recibimos una vez más a Eduardo Barrios,

Comienza el segundo período directivo de Eduardo Barrios.

el edificio siguió creciendo

Se inaugura el cuerpo de edificio que corresponde al sector norte de la Biblioteca Nacional, con frente a la calle Moneda, y que había sido iniciado en 1929. (Martínez Baeza, 1982)

y también nuestro servicios.

Desde este año, la Biblioteca presentó varias exposiciones dando uso a su riquísimo acervo bibliográfico. Entre ellas es dable destacar la exposición sobre el eminente geógrafo, naturalista y americanista Alejandro von Humboldt.

Recibimos a Guillermo Feliú Cruz en la decada del sesenta

Renuncia el sr. Eduardo Barrios y es designado para sucederlo Guillermo Feliú Cruz.

y con él, se retomaron las publicaciones.

Publicación del primer número de la Revista Mapocho.

Cumplimos luego 150 años

El sesquicentenario de la fundación de la Biblioteca Nacional fue conmemorado con un acto académico el 19 de agosto de 1963. En él, participaron Patricio Barros Alemparte, Ministro de Educación, y el Director de la Biblioteca Nacional, Guillermo Feliú Cruz.

y para celebrar, una pequeña biblioteca nació bajo nuestro alero

Se funda la Biblioteca Luis Montt.

e inauguramos un gran salón de lectura.

Inauguración del Salón de Lectura de la Biblioteca Nacional, en ceremonia que se vio realzada con la presencia del Presidente de la República, Jorge Alessandri.

Vimos llegar entonces a Roque Esteban Scarpa

Renuncia el sr. Feliú, y es designado en su reemplazo Roque Esteban Scarpa Straboni.

y con él llegaron los manuscritos,

Creación del Archivo del Escritor: recoge, organiza y recopila documentos iconográficos manuscritos y otros materiales necesarios para la investigación sobre los autores.

las palabras,

Creación del Archivo de la Palabra, que recopila las grabaciones en cintas magnetofónicas de las obras de creación leídas por sus propios autores, el testimonio de científicos, políticos, ensayistas, para la conservación de documentos vivos, constituye el objetivo de este servicio.

los mapas

Creación de la sección Mapoteca. Aun cuando su establecimiento estaba determinado por el Reglamento de 1929 de la Biblioteca Nacional, no se había procedido a su instalación, la que se concreta en 1968.

y la música.

Se crea la Sección Música y Medios Múltiples. Creación del Archivo del Compositor Chileno, nacido de la publicación de la obra “Música compuesta en Chile, 1900-1968”, de Roberto Escobar y Renato Yrarrázabal.

Pero los tiempos en Chile eran difíciles

Se produce una primera huelga general del personal con el fin de presionar para sacar al director Roque Esteban Scarpa y poner en su lugar a Juvencio Valle, un antiguo funcionario de carrera y Premio Nacional de Literatura.

y fueron aún más complejos.

Luego del 11 de septiembre, se ordena sacar de los catálogos de la Biblioteca Nacional las fichas de algunos libros. Del Catálogo de Autores, los de escritores marxistas, y del Catálogo de Materias, las fichas rotuladas por epígrafes de “Partido Comunista” y “Partido Socialista”, que en la práctica los hacía inubicables, pero no fueron destruidos.

No obstante, seguimos trabajando

Se crea la Sección Hemeroteca.

y nos emocionamos cuando nuestro edificio fue declarado Monumento Nacional.

El edificio de la Biblioteca es declarado Monumento Nacional por Decreto Supremo N°1290, de 30 de diciembre de ese año.

Recibimos entonces a investigadores y académicos

Se inaugura el Salón de los Fundadores, que tuvo el objetivo de atender a un público especializado, profesional y universitario con grados académicos, facilitándoles material bibliográfico.

y también a toda la comunidad.

Se creó el Departamento de Extensión dependiente de la Dirección, cuya finalidad es la difusión del patrimonio bibliográfico de la Biblioteca Nacional.

Creamos más secciones

Se inaugura la Sala-Museo-Biblioteca “Andrés Bello”, al cumplirse el bicentenario del nacimiento de este gran humanista.

para seguir sirviendo a la gente

Se crea la Sección Referencia y Bibliografía, con el fin de centralizar las obras de consulta general, como diccionarios, enciclopedias, anuarios, atlas y otros.

y al país.

Se crea la sala de microformatos, bajo la tutela de la Sección Periódicos.

Para cuando llegó Sergio Villalobos

Asume la dirección Sergio Villalobos.

era tiempo de investigar y

Se funda el Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, con el fin de impulsar la investigación y publicación de los diferentes investigadores de la DIBAM.

de recoger nuestras tradiciones.

Se crea al Archivo de Literatura Oral y Tradiciones Populares.

Con Marta Cruz-Coke

Asume la dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos Marta Cruz-Coke Madrid.

recogimos el patrimonio fotográfico de Chile,

Se crea el Archivo Fotográfico y Digital

recibimos reconocimientos

La Sección Referencias Críticas ganó el Premio Alonso de Ercilla, otorgado por la Academia Chilena de la Lengua.

y comenzamos la modernización.

La Biblioteca Nacional adquiere un nuevo sistema, llamado ALEPH, que posibilita modernizar y perfeccionar la administración de sus colecciones ofreciendo un mejor servicio a sus usuarios y un acceso más eficiente vía Internet.

Entramos al siglo XX con Clara Bunik

Asume la dirección Clara Budnik Sinay.

y traspasmos los muros del edificio.

La Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos inaugura su portal de contenidos culturales www.memoriachilena.cl que pone en Internet información sobre la cultura chilena, mediante el desarrollo de contenidos y digitalización de colecciones patrimoniales únicas.

Nos acompañó luego Nivia Palma

Asume la dirección Nivia Palma.

y con ella recibimos un preciado legado.

Se recibe el legado de Gabriela Mistral, compuesto de fotografías, cartas, películas, cintas de audio, documentos de poesía y prosa, objetos personales y libros.

El 2008 se inició con una importante donación,

Poco después del fallecimiento de Volodia Teitelboim, se donó a la institución su biblioteca personal compuesta de más de 6.000 volúmenes de libros y revistas.

la creación de un nuevo departamento y

Se crea el Departamento de Colecciones Digitales, con el fin de generar y coordinar políticas y acciones de preservación y difusión de colecciones patrimoniales en soporte digital.

un nuevo salón para nuestros usuarios.

Se inaugura el Salón Bicentenario.

Desde el 2010, nos acompaña Magdalena Krebs

Asume como directora de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Magdalena Krebs Kaulen.

con ella siguieron los reconocimientos

Memoria Chilena recibe el premio internacional Stockholm Challenge Award.

y la modernización de los servicios.

Se estrena nuevo sistema de registro y préstamo a usuarios.

Y hoy, cumplimos 200 años.

La Biblioteca Nacional celebra sus 200 años recopilando y difundiendo la memoria del país.